Entrevista a la Dra. Yves Salomon-Fernandez, nueva rectora de Greenfield Community College

September 13, 2018

Por MIKE JACKSON
Adaptado y traducido por Victoria Maíllo de Aguilera

La familia de la Dra. Salomon-Fernández se mudó desde Haití a Boston cuan-do ella tenía doce años. Estudió en la Boston Latin School, una ins-titución prestigiosa que le sirvió como trampolín hacia una carrera en educación, ciencias políticas e historia económica. Más tarde realizó una maestría en la London School of Economics y un doctorado en la Lynch School of Education del Boston College. Su último puesto antes de GCC fue como rectora en una universidad comunitaria en Nueva Jersey.

MR: ¿Cuánto tiempo permaneció en Nueva Jersey y en dónde?

YSF: Dos años – aunque me ha parecido más tiempo. Experimenté allí un gran crecimiento: el personal y el de la universidad. Estuve en el sur de Nueva Jersey, en el Condado de Cumberland, en el interior. Es una zona rural, y el condado más pobre de Nueva Jersey, con la tasa más baja de asistencia a la universidad, y los peores resultados de salud.

Al mismo tiempo, allí conocí a algunas personas increíblemente bri-llantes. Entonces, de alguna manera, vi el potencial. Y la bondad. Creo que hay un nivel de solidaridad que tiene la gente, cuando creces en la pobreza y esa es tu comunidad. El nivel de generosidad que experimenté allí fue más allá de todo lo que había experimentado en mi vida.

Y luego, llegar aquí, al condado de Franklin que es el más pobre de Massachusetts y verlo de otra forma. Creo que el condado de Franklin lleva más a gala su insignia pionera, y su identidad hippie. Es un lugar complejo, diferente y también está lleno de potencial. La demografía también es muy interesante aquí.

Una cosa que se ve, es que el condado de Franklin es 93% blanco, ¿verdad? entonces eso es lo que ves, pero lo que veo es una diferencia de clase. Cuando miro la población aquí, los estudiantes tradicionales versus cuando vas al Workforce Center, hay una diferencia de clase. Creo que la diversidad socioeconómica es algo de lo que debemos ser muy conscientes.

MR: Lo que también me llamó la atención cuando analicé los datos demográficos del condado es este descenso en la distribución por edad. La gente se muda para buscar trabajo en otro lado, o para estu-diar en otro lugar y no vuelves. Uno de los cambios más importantes que he presenciado es que mucha más gente de mi edad vive aquí. Las personas que se fueron a la universidad están regresando, y criando aquí sus familias.

YSF: ¡Este es un gran lugar para criar una familia! Tengo grandes esperanzas para la economía del ocio aquí. para la economía creativa, y la economía agrícola. El fin de semana anterior pasé un tiempo con algunos jóvenes agricultores. La agricultura es maravillosa, y tenemos que pensar mucho sobre cómo continuar eso en el condado de Franklin.

Cuando mi esposo y yo nos mudamos de Boston a Maynard, fue porque era un lugar asequible para nosotros. Cuando veo que el mercado de la vivienda en la parte este es inasequible, creo que lugares como el Condado de Franklin ofrecen una gran alternativa para familias jóvenes, para personas conscientes del medio ambiente, conscientes de su ciudadanía, su capacidad para influir en el cambio y para crear el mundo que quieren ver.

MR: GCC es un nexo de desarrollo económico, pero probablemente ambos hemos visto muchos casos en los que una ubicación se vuelve más exclusiva, pero las personas que estaban allí no están allí, 15 años después.

Entonces, si la población aumenta, si es como una comunidad dormitorio donde las personas viajan a otros lugares, o si se está convirtiendo en un lugar donde las personas que hicieron dinero en otro lugar pueden venir y gastarlo, eso cambia la…

YSF: La dinámica, sí. La identidad también. Como yo lo veo lo que hay que hacer realmente es reinventar el mo- delo de educación superior para la ciu- dadanía, para los tiempos modernos, y la empresa académica también. Intentar decir, “¿cómo llegamos a ser sostenibles? ¿Cómo vemos a otras universidades comunitarias como socios, en lugar de competidores? ¿Y cómo alcanzamos ciertas eficiencias en toda la región?”

Y tenemos un increíble grupo de presidentes de universidades comunitarias de ideas afines, y también tenemos a la vuelta de la esquina a los Five Colleges que también están interesados en asociarse. Solo tene-mos que explorar esa idea.

El papel que desempeña la universidad comunitaria es muy importante, precisamente por lo que usted dice: para el desarrollo del capital humano aquí en la región, y también por la fuerza de trabajo y el desarrollo económico.

Entonces, ¿cómo hacemos un mejor trabajo en la entrega de nuestra misión al mayor número de personas? Cuando nos fijamos en las tasas de logro de educación superior aquí, vemos que hay muchas personas a las que debemos prestar servicio a las que aún no les prestamos servicio.

MR: ¿Cuáles son los principales impulsores de la matriculación en GCC ahora y cuáles son las áreas en las que desea enfocarse para aumentarla?

YSF: Creo que la gente nos ve como una gran universidad de artes liberales, que es muy importante. Es esencial para la identidad de la universidad, por lo que no queremos cambiar eso. Cuando lo ves desde la perspectiva de la equidad, hay algunos programas de humanidades que tenemos que son más pequeños en número, pero no queremos perderlos.

Podemos tomar decisiones puramente monetarias, diciendo “Estamos perdiendo dinero con este programa,” o decimos: “¿Cómo diversificamos nuestra cartera? ¿Cómo arreglamos el modelo de empresa para que podamos continuar teniendo estos programas que son muy importantes, para desarrollar inteligencias múltiples, para tener ciudadanos más completos y líderes mejor preparados?”

Queremos mantener y aumentar nuestros programas de artes liberales. Tal vez en algunas áreas el objetivo no es el crecimiento, sino que es el enriquecimiento de esa experiencia para todos los estudiantes.

También necesitamos avanzar hacia carreras interdisciplinarias mucho más. ¿Cómo preparamos a los estudiantes para un mundo más complejo, donde no existen comparti- mentos? Para mí, esto comienza con la destrucción de los comparti-mentos internos. Y luego, dado que somos un condado con problemas económicos, queremos ver el desarrollo de la fuerza de trabajo. Pode-mos enfocarnos en las artes liberales y dejar afuera a mucha gente: a personas que quieren empleos, que necesitan trabajos mañana; personas que tienen vidas complejas, que tienen otros desafíos que están superando, que no han asistido a la escuela y las personas que perdieron sus trabajos porque los trabajos han cambiado.

¿Cómo podemos ayudarlos también para que no nos convirtamos en una universidad elitista de aquellos que tienen el lujo de seguir un plan de estudios de humanidades puramente?

MR: Entonces, conservar las humanidades, pero integrándolas en diferentes programas…

YSF: Realmente atraer a los profesores, algunos de los cuales nunca han tenido interacciones con el desarrollo de la fuerza de trabajo, para decir “te necesitamos en el desarrollo de la fuerza de trabajo.” Entonces, cuando diseñemos el currículo, ¿cómo lo integramos para que los empleadores puedan decir?: “Sí, puedo ver la diferencia!”

Empezamos esto la semana pasada y estas no son conver- saciones sencillas, pero creo que son conversaciones en las que la uni- versidad está dispuesta a participar.

Una de las cosas que le pregunté a la gente fue a qué le tenían más miedo. Y alguien dijo al “cambio,” y sospecho que estaba en la mente de muchas personas. Pero entendemos que si no cambiamos, si no evolucionamos, podemos quedarnos obsoletos y extinguirnos.

MR: ¿Ha estado involucrada en este tipo de cambio institucional en otros lugares donde has trabajado?

YSF: Sí, un poco. Pero aquí hay una historia de innovación y asunción de riesgos que hace que sea más fácil hacerlo. Como líder, tengo que evaluar dónde está la institución y para qué están preparados en términos de cambio. Y creo que GCC está especialmente maduro para eso, para decir: “Sí, vamos a reinventar el modelo, da un poco de miedo, pero tenemos una idea de lo que queremos hacer.”

Entonces mi respuesta a esta persona, que dijo que temía el cambio fue: “Quiero que seas mi barómetro de lo bien que manejamos el cambio, emocional y psicológicamente, como institución, y cómo conservamos el conocimiento institucional.”

Y también tenemos un gran cambio generacional sucediendo. Los baby boomers se van, así que estamos perdiendo la historia institucional. ¿Cómo los retenemos? Y para nuestros baby boomers que todavía no se han jubilado, ¿cómo los equipamos con las habilidades, el conocimiento y el nuevo lenguaje, las formas de interactuar con los estu- diantes más jóvenes, para poder tener éxito?

Cuando la gente me hace preguntas esperando una respuesta, general-mente les hago muchas preguntas, así que llegamos juntos a la res- puesta. El compromiso es muy importante, tanto con nuestros alumnos, como entre nosotros, para que entre todos podamos co-crear algo que sea fundamentalmente más fuerte de lo que yo o usted po- dríamos haber inventado por nosotros mismos.